Toda empresa que quiere dejar huella, innovar y lograr el éxito tiene por detrás un líder, una persona inteligente, visionaria y con la capacidad de romper barreras para progresar.

Casos de éxito hay muchos, basta con revisar las listas de las empresas más exitosas de nuestros tiempos para que puedas reconocer los nombres y caras de las personas que están al mando.

En este artículo te presentamos 11 estilos de liderazgo, te explicamos de qué va el liderazgo empresarial y cómo beneficia a todos los miembros del equipo.

Índice de contenido

¿Qué es el liderazgo en una empresa?

Si bien su educación, pasado, e industria son diferentes, Jeff Weiner de LinkedIn, Tim Cook de Apple, Mark Parker de Nike, Jeff Bezoz de Amazon y Reed Hastings de Netflix tienen algo en común:

todos han logrado llevar sus empresas por el camino del progreso y la innovación.

Cada uno en su área, con su estilo, pero todos tienen en sus perfiles el hecho de que llevan las riendas de negocios sumamente exitosos.

tipo de liderazgo

Esto no es casualidad, ni cosas del destino. Esto se debe gracias al esfuerzo, al estudio y a la habilidad que tienen para conectar e influir en sus empleados y así lograr diferentes objetivos.

¿Cuáles son las cualidades de un líder?

El liderazgo empresarial es el factor que va a permitir, dentro de una organización, que todo funcione de forma correcta. Si bien existen diferentes estilos de liderazgo, que revisaremos más adelante, un buen líder se caracteriza por su capacidad para formular y comunicar decisiones estratégicas.

Por su manera de comunicarse y conectar con sus empleados para mantenerlos motivados y orientados al logro de los objetivos del negocio. Otra cualidad es la agilidad de y resiliencia necesaria para superarobstáculos o derrotas y continuar avanzando. Por su inteligencia emocional para tratar asuntos delicados que pudieran afectar la rentabilidad o continuidad del negocio.

Un buen líder empresarial reconoce la necesidad de delegar responsabilidades entre los diferentes miembros del equipo. Tiene la habilidad para reconocer quiénes son capaces de asumir nuevos retos y apoyarlo con funciones que él no puede seguir atendiendo.

estilo de liderazgo de una empresa

Es importante entender que los conceptos de líder y de jefe no son sinónimos, aunque a veces, especialmente en empresas de estructuras muy tradicionales, suelen confundirse.

El jefe es una persona autoritaria, que hace uso de su rango o posición para imponerse. Mientras que el líder es aquel que, si bien suele encontrarse en un alto rango de la jerarquía empresarial, no se impone sobre su equipo, sino que los motiva.

Es un rol que, a lo largo de los últimos años, ha demostrado ser mucho más efectivo. Ya que con su visión y estilo de gerencia puede mejorar el clima organizacional y tener empleados mucho más productivos. En resumen, un buen líder tiene personalidad, es valiente y tiene la ambición necesaria para llegar al éxito.

Estilos de liderazgo según Daniel Goleman

Daniel Goleman, escritor estadounidense, define que:

Existen 6 estilos de liderazgo que se basan tanto en la inteligencia emocional, como en las libertades y flexibilidad que el líder esté dispuesto a dar a sus empleados o equipo.

Goleman explica que para poder ser un buen líder es necesario que le des más importancia a la inteligenciaemocional que a la intelectual. Explica que un buen líder es capaz de entender tanto las emociones del grupo que lidera, como la parte emotiva de diferentes aspectos de la empresa.

estilo de liderazgo cita de Goleman

Goleman hace mucho hincapié en el hecho de que para que las personas confíen en ti, te sigan y te entiendan debes poder conectar con ellas.

Gracias a los diferentes estudios que ha realizado, y a lo largo de las diferentes publicaciones que ha hecho sobre el tema, Goleman define 6 estilos de liderazgo.

Entre ellos se pueden notar algunas similitudes. De allí que el autor insista en que no son excluyentes y se complementan el uno al otro.

Estilos de liderazgo según Goleman

Liderazgo autoritario

Son aquellos líderes que dedican el tiempo necesario para explicar a su equipo de trabajo en qué están trabajando, cuáles son los objetivos a lograr y por qué lo están haciendo.

Suelen ser personas con mucha experiencia, lo que hace que todos lo sigan pues confían en que los va a ayudar a lograr las metas. Saben manejar las emociones, tanto propias como de sus empleados, y son empáticos.

También son muy buenos dejando que los trabajadores experimenten, tomen riesgos y compartan sus opiniones.

Liderazgo inspirador

Una persona que se identifique con este estilo de liderazgo es aquella que suele compartir anécdotas personales con su equipo, les explica situaciones que ha tenido que vivir y cómo las ha superado, cuenta cómo llegó hasta donde está hoy en día.

También se toma su tiempo para reconocer el trabajo bien hecho y ayuda a que las metas personales de cada uno vayan alineadas con las de la empresa donde trabajan.

Liderazgo afiliativo

Los líderes que se identifican con este estilo se enfocan más en las emociones de los diferentes miembros del equipo que en el cumplimiento de las tareas asignadas.

Fomentan la armonía en el sitio de trabajo, la lealtad, y la comunidad. Buscan reconocer a los empleados como personas, crear lazos entre y con ellos, ayudarlos ante cualquier dificultad.

Para ser un líder afiliativo se debe creer en los vínculos personales, ver a los empleados como personas, permitirse espacio para conversaciones profundas y personales.

Liderazgo democrático

Son aquellos líderes que buscan conocer a sus empleados, crear un espacio libre para la comunicación y las opiniones, donde se pueda dar una retroalimentación productiva en ambos sentidos.

Buscan siempre encontrar el punto medio cuando se dan diferencias entre los miembros del equipo. Para ser un líder democrático se debe saber escuchar, tolerar y respetar las opiniones de los demás, permitir que todos formen parte del proceso, dejar que cada uno fije sus propias metas.

Liderazgo punta de lanza

En este caso el líder se enfoca en lograr la perfección y el alcance de los objetivos planteados. Fija estándares de desempeño muy altos y trata siempre de predicar con el ejemplo.

Puede llegar a crear ambientes de trabajo un tanto abrumadores por las demandas de excelencia. Para ser un líder de punta de lanza se debe buscar siempre la perfección, enfocarse únicamente en las metas a lograr. Ser un experto que siempre sabe qué decir y fijar estándares muy altos.

Liderazgo coach

Se refiere a aquellos líderes que buscan educar y entrenar a su equipo de trabajo para que aprendan a ser mejores profesionales y personas en el largo plazo. Suelen lograr armar un grupo comprometido y leal.

Para un líder de este estilo se debe crear vínculos emocionales con los demás, estar genuinamente interesados en sus problemas y vidas, agendar reuniones frecuentes, saber escuchar, ayudarlos a definir cuáles son sus objetivos profesionales.

Otros estilos de liderazgo empresarial

Teorías y enfoques sobre el liderazgo empresarial hay tantas como autores. La de Daniel Goleman es una de las más conocidas y, como dijimos, se basa principalmente en el lado emocional, pero también queremos explicarte la teoría de Kurt Lewin.

En 1939, Lewin, reconocido como uno de los pioneros de la psicología social experimental y la organizacional. Llevó a cabo una serie de estudios para analizar la conducta del ser humano en el mundo laboral.

A partir de los resultados obtenidos, publica su teoría sobre los estilos de liderazgo. Es importante dejar claro, que estos estilos no son excluyentes para las organizaciones y empresas, puede aplicarse para cualquier estructura jerárquica.

Lewin describe que existen tres formas de liderazgo que surgen a partir de los patrones de conducta, las formas de interactuar y el entorno socioeconómico donde se ubiquen.

Tipos de liderazgo según Kurt Lewin

Liderazgo autoritario

El líder es el único capaz de tomar decisiones, tales como, determinar las responsabilidades y roles de los empleados, y las acciones a seguir para lograr los objetivos planteados.

No suelen involucrarse en tareas laborales, tienen un rol más de dominio y control. Con esto no se quiere decir que sean desagradables o fomenten un trabajo tenso para trabajar. Por el contrario, son capaces de reconocer y celebrar los logros.

Liderazgo democrático

Un estilo totalmente opuesto al anterior. El líder democrático, a pesar de ser quien tiene siempre la última palabra, no toma las decisiones solo.

Busca siempre involucrar a sus empleados en una especie de debate colectivo, conocer sus opiniones e incentivar su colaboración.

Es una persona que se siente parte del equipo, de allí que se preocupa por el crecimiento personal y profesional de cada uno de los involucrados.

Liderazgo laissez-faire o participativo

En este caso vemos que el líder se libra de toda decisión y deja que sean los empleados quienes la tomen. Esto no quiere decir que no se haga responsable de las consecuencias o resultados.

No son personas que dediquen tiempo a dar consejos o servir de guía para su equipo. Tienden a estar alejados y no les gusta interrumpir las tareas.

Si bien el autor insiste en que no se puede decir que alguno de estos estilos es superior al otro, pues cada uno tiene una serie de ventajas y desventajas.

También es cierto que él mismo afirmó que el estilo democrático suele ser mucho más efectivo que los otros dos, especialmente sobre el liderazgo laissez-faire, donde el líder puede llegar a quedar en el olvido entre los empleados. Esto se debe a que son líderes que inspiran a sus seguidores a trabajar bien y de forma efectiva.

6 pilares del liderazgo empresarial

Ahora que ya hemos revisado algunos de los principales estilos de liderazgo, queremos ayudarte a entender cómo se da ese liderazgo. Imagina que el liderazgo es como un edificio, para que exista debe haberse construido con unas bases sólidas, con un proyecto y con unas metas por cumplir.

Como es lógico, no cualquiera puede construir un edificio. Se necesitan ciertas habilidades y conocimientos para armar una estructura que resista al paso del tiempo, a los cambios y a las tormentas por venir. Lo mismo sucede con el líder.

De allí que nos parece importante revisar cuáles son esos pilares del liderazgo, esas bases sólidas que van a ayudar a formar líderes sólidos, dedicados y profesionales.

1- Ética

Se refiere a la coherencia y responsabilidad de cumplir con lo prometido, de predicar con el ejemplo. Un buen líder jamás va a llenarse la boca hablando de cosas que no es capaz de decir o de hacer.

Debe ser una fuente que inspire confianza, justicia y humildad. Los empleados siempre necesitan de una persona al mando en quien puedan fiarse, que fomente en ellos la excelencia, el respeto por los valores, la responsabilidad.

2- Serenidad

Un buen líder es capaz de controlar sus emociones y sus reacciones a contratiempos. Debe ser estable y paciente.

No puede permitir que los nervios o la ansiedad lo traicionen frente a sus empleados o demás grupos de interés, es así como se pierde la credibilidad.

El líder está allí, entre otras cosas, para ayudar a resolver conflictos y debe tener la actitud necesaria para hacerlo.

3- Capacidad

Más allá de guiar, inspirar, ayudar, el líder debe ser capaz de dar resultados. Sin metas cumplidas no hay empresa, no hay empleados, no hay líder.

Aquella persona que haya asumido la tarea de liderar una empresa debe tener el talento, las habilidades, el conocimiento y la experiencia necesarias para hacerlo. Debe saber valorar el cumplimiento de objetivos y los plazos establecidos. Debe ser eficiente.

4- Consideración

A diferencia de un jefe o de un gerente, el líder no se impone sobre sus empleados. No actúa por despotismo. Por el contrario, busca siempre fomentar relaciones basadas en el respeto y la empatía.

Para ello, es fundamental que el líder sepa escuchar y esté dispuesto a recibir opiniones o comentarios contrarios a lo que él piensa. Además debe preocuparse por los problemas que aquejan a sus empleados, debe ayudarlos en su crecimiento profesional y personal.

5- Dirige

Un buen líder es aquel que se preocupa porque sus empleados o equipo entienda cuáles son los objetivos a lograr, los motivos detrás de esas metas, el camino para alcanzarlas. Busca que todos se involucren y trabajen por un mismo fin.

6- Convicción

Ser líder va más allá de cumplir con el horario de trabajo. Requiere pasión, dedicación y entrega. Tiene que mostrarle a sus empleados el cariño que tiene por lo que hace.

Su convicción debe servir para inspirar a todo el equipo a trabajar por un mismo fin, a lograr los objetivos, a ser una mejor empresa.

Conclusión

Habiendo leído todo esto… ¿Estás preparado para ser un buen líder?

No basta con solo querer serlo, se necesita tener una serie de valores y principios, de conocimiento y habilidades y una disposición innata para llegar a ser el líder que tu empresa necesita.

En Sortlist somos fieles creyentes del poder que tiene el liderazgo democrático y queremos invitarte a que revises a profundidad este concepto y cómo se aplica en el día a día, sus ventajas y desventajas y las organizaciones y momentos donde suele funcionar mejor.